Fotografía artística en blanco y negro


La historia en imágenes de la Bahía de Cádiz, se ha podido reconstruir gracias a la casa de fotografías “Segundo y Rosita”. En este centenario estudio de fotografía se conserva una cámara Quill de 1906. Tiene tres elementos principales: el objetivo que permite pasar la luz y dar nitidez a la imagen., la cámara oscura que crea las condiciones necesarias para que se refleje la imagen exterior, y el material sensible que, en esta máquina, era una placa de vidrio cubierta de una emulsión fotosensible. Antes de fotografiar hay que iluminar correctamente el motivo. A través del cristal esmerilado se observa la imagen invertida, determinar la composición, jugar con el enfoque. Entonces se introduce el material sensible oculto en la placa soporte de doble cuerpo. Sólo hay que dejar pasar la luz durante un tiempo y ya hemos tomado la fotografía.
Visitamos el laboratorio de revelado de Francisco Tamayo, en San Fernando. Aquí el negativo se somete al proceso del revelado. Una vez listo, se coloca en la ampliadora y se proyecta sobre un papel sensible a la luz durante varios segundos. Para ver la imagen el papel es introducido en el tanque de positivado. Al cabo de unos segundos podemos ver la imagen tomada por la cámara. La placa antigua de la casa Segundo y Rosita es tratada para obtener una copia por contacto.
En el Museo de San Fernando se utilizan las nuevas tecnologías para revitalizar fotografías antiguas. Partiendo de la propia placa, de un negativo o de una copia en papel, con la ayuda de un escáner la imagen se transfiere a un soporte digital. Posteriormente, con un software especializado de retoque fotográfico restauran las zonas deterioradas por el paso del tiempo, devolviéndoles así su impronta original. Una vez más la técnica y el arte se dan la mano para rescatar la belleza de estas obras del pasado.
[Sección Técnicas del Programa “Luces y sombras”20/10/2000 Canal 2 Andalucía].

Blog Memoranda: memoranda.canalsur.es
También en @ArchivoCanalSur

Tags: , ,